jueves, 15 de noviembre de 2007

Dancers of scissors (Danza de tijeras)

En San Diego de Ishua, luego de la fiesta en honor a la Virgen de Cocharcas realizada en el mes de Septiembre, llega, entre los meses de Octubre a Diciembre, la fiesta de San Isidro Labrador y San Diego.

Antesala a la entrada a plaza

Es en estas festividades, donde exponen su arte y destreza los famosos danzantes de tijeras; en esta costumbre artística hay de todo como en botica, desde pequeñas fiestecitas en los pueblos más humildes y alejados de Huancavelica, Ayacucho y Apurímac, hasta las más grandes realizadas en las capitales provinciales, por ejemplo, Puquio.

Danzante demostrando su arte ante visitantes (Don Máximo Damián al violín)

Tal es la fama de estos exponentes que muchas veces tienen la agenda ocupada todo el año, por ello, cuando algún cargonte o mayordomo consigue un buen bailarín el éxito de la fiesta está casi asegurado porque la contraparte se apurará en conseguir otro de su mismo nivel o superior a él.

¡Cuidado!, estos chamizos son terribles, mejor alejarse un poquito...

La gran migración de los comuneros de Lucanas a Lima trajo consigo la celebración de muchas actividades tradicionales las cuales pasaron a escenificarse en el nuevo lugar de residencia, vale decir, Ica, Lima y otras ciudades. Creemos que los mejores exponentes de esta variedad de expresión musical y/o artística provienen precisamente de una de las provincias del Perú que más pureza ha guardado acerca de sus costumbres: Lucanas ó Rukanas. Tan solo oir el sonido producido por el choque de las tijeras hembra y macho al compás del arpa y violín, enerva el alma de los comuneros, los cuales van a laborar a sus chacras con mayor ánimo convencidos que más tarde, la música y la danza bañarán sus almas atormentadas por un y mil problemas, también llega el momento de la euforia y la explosión de alegría, tanto, que a veces terminan tirados en alguna plaza o callecita del pueblo.

Entrada a plaza (continuará...)

Son pues, pocas las veces que los habitantes de esta zona se permiten tener una alegría, por ello, llegado el momento lo disfrutan a más no poder; la actitud de los adornantes y mayordomos ayuda mucho pues ellos son los encargados de alimentarlos y atenderlos en forma conveniente; estamos hablando de Ayacucho, lugar donde la expresión de ternura y cariño para con los visitantes no tiene parangón, pues, pasado el momento inicial de desconfianza, te conviertes en el hermano preferido de la familia, las atenciones se producen por todo lado y las invitaciones también, tienes que haber estado por aquellos lugares para haberlo gozado... y si no has hecho aún, pues ¿qué esperas?