jueves, 14 de febrero de 2008

Chimaycha en Pampamarca

En Febrero, en la comunidad de Pampamarca con ocasion de los Carnavales, se suscitan unas tremendas fiestas en la cuales participan los diferentes barrios que conforman este pueblo. Hay ocasiones en los cuales, cuando los grupos llegan danzando a la Plaza de Armas, se enfrentan hasta tres o cuatro barrios enteros cada uno acompañado con su respectivo conjunto de arpa y violin.
Hemos tenido ocasion de escuchar a personas mayores y notar la emoción contenida en éstas para cuando visitaron estos pueblos rukanas durante las fiestas y de acuerdo a ello, podemos recomendar a los visitantes y turistas a que asistan a dichas festividades pues no van a salir defraudadas.
Sea con frío, con lluvia, con rayos, truenos o centellas; la gente sigue bailando al compás de sus músicos; cada cual con mayor entusiasmo a la hora de danzar y zapatear. Estos barrios participantes se preparan con anticipación y se hace necesario, casi obligado diríamos, disponer de un buen estado físico para acompañar y danzar a lo largo del día; hay versiones sobre personas que se han desvanecido por el esfuerzo y, es que en un momento determinado, el entusiasmo aunado a las ganas de no perder, hacen que tus sentidos se pierdan, por lo cual, uno sigue bailando a todo vapor y cuando te quieran dar ayuda (que oxígeno ni ocho cuartos, te dan cañazo señor!) simplemente, el cuerpo ya no da para más.



A los amigos que buscan fiestas alegres y coloridas, sobre todo manteniendo su integridad, les recomendamos darse una vueltecita por estos lares; no hay hoteles de cuatro estrellas pero desde ese cielo serrano verás mucho más de 5 estrellas, basta con llevar sus bolsas de dormir porque la gente es amable con los foráneos; encontrarán comida natural, danzas auténticas y mucho aire puro para despejar esos pulmones llenos de smog.
La mayoría de estos pueblos hasta hace pocos años atras no disponían de comunicación vial con el resto de los pueblos, por lo mismo, sus tradiciones se mantienen intactas y sus valores y costumbres en muy poco han cambiado. ¿Deseas conocer el Perú profundo y tener contacto con una forma de vida rural auténtica? Pues fácil, tiene usted ocasión de aprender a danzar con los apus y wamanis en la comunidad de Pampamarca.