lunes, 1 de diciembre de 2008

Fiesta de San Diego de Ishua


Culminó la fiesta de San Diego en medio de un tremendo baile al son de la banda orquesta proporcionada por la Adornante de la fiesta, la señora María Espinoza Orellana, de la delegación del club San Isidro-Payet, el cual apagó en muchas ocasiones (debido a lo ensordecedor de la música propalada), a las tonadas del Atipanakuy que se desarrollaba en medio del local; el ambiente en el cual se desarrollaba esta reunión, para una mejor presentación, lucía impecable tanto en comodidad como en limpieza. Adicionalmente se contó con la compañía de dos buenos exponentes de la tradicional danza de las tijeras, uno mejor que el otro, según opiniones del respetable, aunque, a la larga no se supo realmente quién había ganado la confrontación artística.


Todos estos eventos fueron acompañados de una alegría generalizada por parte de la pequeña pero fiel concurrencia, a tal punto que dió la impresión de que el local fue demasiado pequeño para albergar semejante muestra de cariño para con las fiestas del pueblo. Renglón aparte merecen los danzak's: Paqcha Hatari, proveniente de Coracora, Parinacochas, y el otro danzak' Impacto de Poma, Sucre; ellos mostraron un nivel de arte superlativo, cada quién con sus mejores armas; el primero de los nombrados era habilísimo y sumamente rápido con gran concordancia de tijeras y, el otro, mostrando gran cadencia, al estilo antiguo, suscitaba la admiración en sus pasos y giros.


Un detalle particular fueron los Aja Pito, mezcla de chicha de jora con Machk'a, que estaban presentes tanto en la mesa del Mayordomo, don Braulio Huamaní Ramos como en la ramada del Alférez, don Donato Suica Huarcaya, excelentes ambas bebidas y que fueron libadas en grandes cantidades por los asistentes, también llamó la atención, el castigo propinado a los capataces que no supieron seguir con las tradiciones establecidas, un tremendo "san martin" de tres puntas se encargó de refrescarles la memoria.



Quienes no pudieron estar presentes, indudablemente, se perdieron una gran tarde de tradiciones: danzak's bailando como para los dioses, arengas y denuestos por parte de los grupos que apoyaban a sus bailarines, cerveza al por mayor, una completa y bien afiatada banda que no dió tregua toda la tarde (incluso se encerraron en un ambiente cerrado para seguir tocando para la Adornante, sus amigos e invitados), y, como corolario a ese cúmulo de sentimientos, el reeencuentro de viejos amigos y conocidos que tan solo se encuentran, a veces, en medio de misas y entierros.



Inolvidable tarde según comentarios de quienes tuvieron la fortuna de asistir a esa indescriptible reunión. Y, como siempre, la totalidad de las imágenes y detalles de esta fiesta, se van a mostrar en el blog comunal del pueblo de Ishua. Un detalle adicional de mucha relevancia: Uno de los cargos de Danzacc Mayor de la fiesta del próximo año ya se encuentra cubierto por el Club Deportivo La Campiña con su presidente a la cabeza, don Roberto Asto Javier, quienes lanzan su desafío a los cuatro vientos a la espera de que algún club o persona natural recoja tal reto. Este hecho dice mucho acerca del éxito de esta festividad.