domingo, 7 de diciembre de 2008

Pasto resistente al frío y de alturas

Hay una noticia importante acerca de la cual creemos que no ha sido convenientemente difundida; don Leopoldo Maccarcco Kana es un agricultor de la provincia de Espinar, Cusco, quien, tras sumo esfuerzo, ha logrado una variedad de pasto resistente al frío el cual desarrolló íntegramente en su parcela y según palabras suyas opina: “Esta variedad de pasto es la que mejor se adapta a las tierras altas y frías de nuestra sierra”.
Para nuestros potreros y bofedales de Lucanas, ubicados cerca de los 4500 m.s.n.m., esta noticia trae una esperanza para los comuneros residentes en las faldas de Ccarhuarazo como también para aquellas familias que habitan en las partes altas de Andamarca pues contarán con una fuente de energía para la crianza de diversos animales.

El proyecto se dió inicio en el año 1995 cuando Leopoldo Maccarcco comenzó la investigación y las diferentes pruebas de resistencia para el pasto. Tras largos años de intento, recién en el año 2005 empieza a vender su producto, beneficiando a las distintas comunidades de la zona. “Luego de diez años de investigación y mejora del producto se pudo vender a las distintas comunidades y poder ayudarlas”; actualmente distribuye estas semillas a Ayacucho, Arequipa, Apurimac y Cusco. El gobierno regional de turno, debería estar coordinando el suministro de estas variedades a los comuneros residentes de las partes altas de Ayacucho, y que son muchos, ojo, porque esto va a traer como consecuencia una mejora de la calidad de vida de nuestros hermanos.


Curiosamente don Leopoldo cuenta que una mañana, a las 4 de la madrugada, todavía a oscuras, sintonizó una radio extranjera y en esa emisora estaban exponiendo consejos técnicos, allí mencionaban que se podía convertir la avena en pasto permanente. A partir de ese momento aumento su interés por investigar y lo primero que hizo fue comprar la semilla de avena, cebada y centeno que son granos muy parecidos al primero. Fueron tres años de intensa atención realizando corte y pisoteo para que no desarrolle la semilla observando todo los días sus cambios, y a ello se sumaba el suministro de abono natural y riego.

Respecto a estas pruebas, consultaba a profesionales y conocedoras de pastos, más, muchos de ellos no estaban convencidos del todo llegando incusive a sugerir que estaba perdiendo su tiempo y, como algunas veces sucede en estos casos, había un hacendado de apellido Prime quien lo animaba diciendo que sí se podía pero que esto tomaba bastante tiempo.

Al tercer año se logró obtener que la avena (la cebada y el centeno también) se convirtiese en pasto permanente muy diferente a la avena de grano, el cual bautizó con su nombre. Según comenta don Leopoldo, "estos pastos llevan mi nombre porque han salido de mi parcela y yo desarrollé la técnica. Este pasto no había en ningún otro lugar, esta es una nueva variedad, y como todo buen padre que tiene un hijo tiene que poner un nombre, por eso estos pastos llevan mi nombre, a la avena le puse Maleo negro, a la cebada Maleo ceba y al centeno Maleo blanco".

Es conveniente saber que don Leopoldo sigue probando con varios pastos nativos como la chillihua, el crespillo, así como pastos exóticos como el Rye grass, el trébol blanco y el trébol rojo; para la investigación y desarrollo mucho le ha servido su invernadero para la aclimatación de tales variedades.

Impresionante que en una parcela casi sin valor, similares a aquellas tierras de las alturas de Ishua, Chipao, Querobamba, Huacaña, Cabana, Aucará, Andamarca y muchas otras comunidades Rukanas, se haya logrado cambiar muchas cosas, entre ellas, la crianza de otros animales aparte de las tradicionales llamas y alpacas, gracias a la presencia de pastos con calidad.

Fuentes:


2 comentarios:

Anónimo dijo...

la especie HUMANA tiene cuadro variedades (razas): la negra (con 1225gr de cerebro), la blanca (con 1325 gr de masa cerebral) y la Roja-Cobriza (con 1375 gr de masa cerebral) y la Amarilla con similar peso cerebral que la cobriza.
Este logro indudabelemnte le perteence a la RAZA COBRIZA, miembro de nuestra ancestral Nacion Tawantinsuyana.
Felicitaciones y siga trabajando

Anónimo dijo...

Saludos para Ud. y felicitaciones para Leopoldo por lo del pasto Maleo, me parece que lo que hizo está muy bien, sin embargo, se necesita más información y por su puesto sistematizarla, para el efecto la cooperación de un PROFESIONAL, es indispensable, muchas ONGs, Institutos, el ministerio, la parroquia, el colegio de ingenieros o cualquiera que fuera podría dar ese aporte, lo que se dice hasta ahora es importante pero muy ambiguo. Gracias