sábado, 31 de enero de 2009

Tierra de Albergonischa: Pastores y huaylías (XI)

Grupo de ishuanos asistentes a esta festividad y que gustan apreciar los motivos costumbristas de sus padres y abuelos; no sería exagerado mencionar que en esta reunión había, por lo menos, un 30% de ishuanos, otro 30% de Ccecceños y el resto conformado por amigos de Huaycahuacho.

Nos preguntamos, si con la cantidad de cerveza ingerida por parte de nuestros compoblanos, no habrán visto doble ayllicc bailando en cada salida.

Mientras tanto, en el centro de la "plaza", los caporales siguen danzando haciendo retumbar el piso con sus pesados zuecos, tejiendo arabescos en el suelo y manteniendo el compás con sus sonajas.

Lamentablemente, la falta de iluminación en el local ASU no permitió que se puedan efectuar tomas adicionales; sin lugar a dudas, el choque entre estos caporales concitó la atención de todos los presentes, quienes no podían definir a un claro ganador.

Mención aparte fue la participción de las Ayllij, espectáculo visualmente formidable y animadísimo como pocas veces; ambas guiadoras parecían un huracán cuando salían a danzar, pues al contrario de sus pares masculinos, en donde la fuerza y vigor parecen elementos indispensables, en las damas, la habilidad, ligereza y picardía se imponen. Muñequita de Huaycahuacho a la carga.

Una delicia para la vista apreciar la danza de estas ayllij (o ayllicc) en todo su esplendor. Guiadoras de Tintay frente a las Ayllij de Huaycahuacho, dos estilos parecidos mas no iguales; quienes asistimos a esta fiesta salimos satisfechos de haber apreciado un espectáculo realmente de polendas. Gracias a los amigos de la comunidad de Santa Ana de Huaycahuacho por no permitir que estas costumbres desaparezcan.