martes, 31 de marzo de 2009

Minería de oro y plata en Lucanas I

A raíz de unos comentarios efectuados en el transcurso del mes en curso, acerca los trabajos de exploración que una conocida compañía minera -que arrastra una imagen no tan buena- ha estado efectuando por las alturas de algunas comunidades que forman parte del valle del Sondondo y Pampamarca (entre ellas Mayo Luren), es pertinente señalar algunos hechos relevantes.

** Montaña Rasuhuilca, alturas de Chipao

Casi todo el territorio de los Lucanas por encima de los 4000 msnm está constituido por montañas y páramos helados, los cuales tienen poca o ninguna importancia para cultivos de subsistencia; es tan pobre el terreno así como tan crudas las condiciones geográficas imperantes que solamente los auquénidos, las vizcachas, los pumas, los zorros y uno que otro osado comunero pueden sobrellevar a duras penas una vida miserable; también es innegable -y necesario- señalar que por estas alturas se forman las lagunas, manantiales y puquiales, los cuales bañan y riegan más abajo las pequeñas extensiones de tierra cultivable que esforzados comuneros Lucanas han podido roturar.

** Mineralización de oro y plata por las alturas del valle del Sondondo

Según fuentes muy confiables, apenas los godos y chapetones (los españoles por si acaso) pisaron suelo incaico, ya en el año 1537 se empezaron a explotar las minas de oro situadas en Lucanas y Parinacochas; tan rico y mineralizado era nuestro territorio que, en 1724, bajo el mandato del Maqués de Castelfuerte, se mencionaba el valor y riquezas de las minas de Lucanas, inclusive en 1792 se creó un Banco de Rescate.

** Brecha de enargita, alrededores de Sondondo

La actividad minera, bajo condiciones que observen los estudios de impacto ambiental así como cumplan los programas de adecuacion al medio ambiente (PAMA) y como también respeten la cultura y costumbres locales, puede ser un excelente motor de desarrollo pues, inherente a sus actividades, necesita infraestructura: mejores carreteras, hospitales o aeropuertos los cuales serán después de uso público. También, acorde con los nuevos tiempos y no como los de antes, las empresas deben invertir en programas sociales y de desarrollo, algo que díficilmente el gobierno central podrá hacer, por este y otros motivos que serían largos de ennumerar Lucanas no puede desperdiciar su potencial minero.

** Vena de sílice de formación epitermal, típico del valle del Sondondo

Si observan detenidamente la fotografía mostrada, muchos comuneros recordarán que este tipo de formaciones se repite constantemente desde las alturas de Chipao hasta las cercanías de Querobamba, ¡estamos sentados sobre una gran formación mineralizada de oro y otros metales! y, lamentablemente, no sabemos de qué manera podemos aprovechar económicamente estos recursos; bajo la miope visión de ciertos políticos trasnochados como también de algunos dirigentes malinformados, se piensa que estos recursos se deben quedar tal como está, si así fuese, entonces los árabes tendrían guardadas sus reservas de petróleo en busca de mejores condiciones de mercado, ¿no lo creen?.

** Geologistas explorando sobre Marcelita, alturas de Chipao

Explotando racionalmente nuestros recursos, sin perjudicar a las comunidades circundantes, podemos avanzar y hacer posible el desarrollo anhelado por nuestros pueblos; para tal fin, necesitamos nuevos dirigentes -¿dónde están los jóvenes que tanto reclaman cambios?-, nuevas formas de hacer negocios, nuevas mentes abiertas al cambio y, desechar posturas políticas que en nada nos favorecen; por ello desde estas tribunas reclamamos el voto facultativo, aquél voto que se haga con conciencia y no seguir como borregos a unos cuantos pillos que bajo el manto del cambio y la lucha social se sientan durante cinco años en elegantes escaños parlamentarios mientras, el pueblo sumido en su pobreza atávica, sigue en la espera de alguien que los guíe o los ayude. Me olvidaba un pequeño detalle: Nosotros somos hijos de comuneros, con grados diversos de formación: ingenieros, contadores, doctores, docentes, etc., no trabajamos para ninguna minera y no necesitamos vivir de la política, porque los verdaderos rukanas antamarkas somos emprendedores por naturaleza mas tampoco soportaremos que engañen a nuestros comuneros.