domingo, 6 de diciembre de 2009

Voto voluntario: !Ya¡

Amigos, se ha puesto en marcha la convocatoria de un referéndum para promover el voto voluntario y tal como señala algún político, “no es una medida contra el Parlamento ni los partidos políticos”, sino, por el contrario, está orientada a fortalecer la democracia y la opinión del pueblo. Para lograr este cometido se deben reunir más de un millón y medio de firmas pues solo de este modo el JNE fijará una fecha para la realización de la consulta popular.

No es posible que en la actualidad se tenga que imponer a los votantes peruanos, la obligación de concurrir a las urnas (¡y encima hay que pagar una multa si no lo hacemos!) cuando, muchas de las veces, los candidatos finalistas nos provocan sentimientos -por decir algo- de pena u frustración; consecuencia de ello es la proliferación de unos ejemplares en el Congreso que nos hacen sentir verguenza; casos como el "comepollo", "mataperro", "violador", "lavapiés", etc., se hubiesen podido evitar si los votantes estuvieran adecuadamente informados. Para nadie es novedad que en la sierra peruana el electorado suele decidirse a última hora, en función de la imagen cuidadosamente maquillada ó de los comentarios boca a boca que se propalan días antes; obviamente algunos partidos políticos, quienes obtienen dividendos por la ignorancia de nuestros paisanos, están alarmados ante la convocatoria del referendum, ni qué decir de los congresistas, muchos de ellos ven peligrar la única fuente de ingresos que tienen. Antes de las elecciones, los candidatos a congresistas prometen de todo hasta la renovación por tercios o mitades del parlamento pero, luego de instalados en sus cómodas oficinas parlamentarias y haber probado las mieles del poder, difícilmente se acuerdan de lo ofrecido. Sabemos perfectamente que estas personas viven de nuestros impuestos, de nuestro trabajo y no es justo que se den la gran vida mientras el resto observa y espera anhelante alguna migaja del poder que detentan.

Citamos una expresión con la cual estamos totalmente de acuerdo: "Cinco años son demasiado cuando se elige a un representante, en 5 años puede actuar bien o actuar mal; el electorado puede estar descontento con el congresista que eligió y entonces a la mitad del gobierno se establece una renovación como existe en muchos lugares del mundo”.

Vamos todos a firmar amigos, vamos a hacerles saber a los congresistas que realmente deben trabajar para nosotros y que no piensen solamente en su beneficio personal; muchas veces en los pedidos y reclamos atendidos -así piensan estos gallos-, creen que nos están haciendo un inmenso favor tal como ocurre también con los presidentes regionales y alcaldes. Si no trabajan adecuadamente, pues adiós y buen viaje, a colocar otra persona que realmente quiera colaborar; escuché decir a viejos comuneros que en nuestro país la gente no trabaja si no es con látigo, ¿o se equivocaron?. Pidan a sus autoridades dónde deben colocar sus firmas, se acabó el tiempo de la resignación.