martes, 5 de octubre de 2010

Virgen de La Candelaria 2010 (VI)

Después de lo ajetreos propios de un proceso electoral, retornamos a lo nuestro, mostrando imágenes de lo que fue la fiesta de La Candelaria organizada por los amigos de Cabana Sur..


La honorable dama que pasa "cargo", personalmente se acerca a los concurrentes, a fin de poder servirles un refrescante vaso de chicha de jora.


Gran gesto tratándose de una persona de interesante edad, pues tranquilamente podría estar en su ramada esperando ser servida y atendida.


Una y otra vez, regresó a su esquina para cargar chicha en la tetera que porta (como es tradición en la sierra) y poder seguir atendiendo a las personas que llegaron a las fiestas de la Mamacha Cocharcas, pues en estas ocasiones, TODOS los asistentes son sus invitados y deben ser convenientemente atendidos.


Y por el otro lado, la rica comida que se avecinaba, aunque con la cantidad de personas que habían concurrido a esta reunión festiva, persistía la duda de ser atendidos.


Primero los de abajo, las damas, devotos y personas de edad; los más jovenes y hombres de pelo en pecho que se encuentran más arriba -trago en mano por supuesto-, van a atendidos más tarde (ojalá sea cierto)...


Uno por uno eran atendidos mientras a los que estábamos más arriba, la panza nos reclamaba a gritos aunque sea un granito de arroz...


¡Y alcanzó!... finalmente, la parrillada o estofado, llegó a nuestras narices y no se trataba de un platito cualquiera, no señor, era un potaje muy bien servido; ¡qué tal gesto de la persona encargada! meditaba interiormente mientras calculaba el tremendo gasto que se había efectuado para realizar este tipo de atenciones...


Comiendo y de paso apreciando el atipanakuy que se desarrollaba en la "plaza". Barriga llena, corazón contento...


.

Los encargados de servir el potaje o "convido" iban y venían incansables desde su centro de suministro. Al final, todos los concurrentes fueron atendidos. Reciban nuestros respetos, señores cargontes o mayordomos.