martes, 27 de enero de 2009

Tierra de Albergonischa: Pastores y huaylías (IX)

Prosigue la contienda, y esta vez, con la representante de Tintay, con los dientes apretados, mostrando toda su habilidad y destreza.

La guiadora de Huaycahuacho (de celeste), reflexionando, se limita a observar y estudiar sus movimientos; en estos momentos pasan por su cabeza, mil y un ideas acerca de cómo neutralizar la presentación de su rival.

La huaylía de Tintay, dueña del tiempo destinado a su presentación, prosigue exponiendo sus virtudes, de paso, a veces con ironía, otras con sarcasmo, se burla de su contendora de turno.


Guiadora reclamando, con mudos gestos, a un posible asistente, su infidelidad por estar presente con otra dama. Por estos pequeños detalles, los cuales muchas veces corresponden a la coreografía del baile en sí, es que en la conservadoras comunidades andinas, ser guiadora, ayllicc ó huaylía, no es muy bien visto.

Algunas veces, la ayllij hasta señala a la persona, para que todas las muchachas sepan que con este waj'ra, no se deben involucrar. En la foto siguiente, ambas guiadoras en el centro de la plaza, como para demostrar quién es la mejor o quién se lleva las preferencias del público asistente.