jueves, 29 de noviembre de 2007

Detalles de un pueblo...

Si los tíos ya no pueden, llega la juventud tomando la posta...

Sencillo pórtico que da la bienvenida a todas aquellas personas que visitan por uno u otro motivo la villa de san Diego de Ishua. Esta edificación tuvo una historia bastante peculiar por cuanto se realizó en forma espontánea con el concurso de la juventud ishuana que participaba en los carnavales del año 1986, se puede afirmar, pues, que fue un buen recuerdo de aquella muchachada que gustaba de las fiestas carnavalescas, muchos de ellos hoy convertidos en venerables tíos(tías).


¡Estampa de la plaza tomada en la década del 40 aproximadamente! Sírvanse observar los "banquitos de piedra" en vez de las bancas de fierro fundido que se estilaba poner en las capitales. A falta de recursos, el ingenio de los rukanas se agudizaba; así como otros comuneros hicieron realidad los formidables andenes de Andamarca y la carretera de Puquio a Nazca en 30 días (leer obras de J.M. Arguedas para mayores detalles).


Saliendo del pueblo, siempre vamos a tener presente las palabras de agradecimiento escritas en el pórtico de despedida; al igual que en muchas otras comunidades, hay un sabor característico de cada comarca, el cual se queda impregnado en nuestros sentidos por mucho tiempo, puede ser el sabor del agua, de la tierra, el aire, en fin, detalles que escapan a nuestro razonamiento.