lunes, 16 de marzo de 2009

Ccecca, Ñaupa Llaccta: Pastores y huaylías (IV)

From Villa Ccecca
Los pastores también tienen lo suyo, ganas no les faltan, mucho menos valor para enfrentar estas pruebas, sino observemos cómo este machoj literalmente vuela por encima del piso.

From Villa Ccecca
El rival responde con otra serie de requiebros y figuras que traza en el suelo, la fuerza que le imprime a su salida indica que esta competencia también va a ser muy disputada; el público satisfecho por el espectáculo atina solo a sonreir y aplaudir al término de cada presentación, por algo han colaborado pagando su entrada a este recinto, ¡por algo han abonado 5 soles de oro!.

From Villa Ccecca
Tedioso sería describir los pormenores de este atipanakuy, solo basta saber que ambos contendientes brindan lo mejor de su repertorio.

From Villa Ccecca
En esta segunda tanda, la presente ayllicc inicia su presentación con una delicadeza y gracia sin par, mientras, el público la observa y los caballeros - en lo más dentro de alma - ya quisieran obtener los favores y preferencias de estas singulares exponentes. Para que te casaste amigo - te va a decir una voz interior - ahora solo te queda mirar y sufrir sin llorar. 

From Villa Ccecca
Gracia y picardía muestran las guiadoras, todas tienen su particular modo de danzar.

From Villa Ccecca
Claro que viendo el baile desplegado por su rival, esta ayllij no se va a quedar de brazos cruzados; arremete con fuerza y osadía, realizando peligrosas maniobras que pueden terminar muy mal si es que no tienen la suficiente habilidad.

From Villa Ccecca
Culminando la presentación, ambas huaylías miden fuerzas en el centro de la plaza; comienzan con pasitos cortos y terminan como un vendaval. 

From Villa Ccecca
Bonito espectáculo el que brindaron estas gráciles damas de Ayacucho. Todos contentos, todos satisfechos.